El mundial otra vez

Antes que nada, pido disculpas por la ausencia debido a motivos personales.

Y ahora… El Mundial. La supuesta fiesta de fútbol en la que se pretende que todos son felices comiendo perdices en paz y armonía, cuando se pelean entre todos por las selecciones de sus países. Al fin llegó la época de la incontable cantidad de partidos de futbol entre selecciones que ni de coña llegarán a la final, pero todos sentirán el entusiasmo, la alegría, la ilusión… Y ya encaminado el ratón, como el Mundial es en Rusia, si su selección queda descalificada, un poco de vodka les ayudará a olvidar las penas, y así también la considerable inversión monetaria que pudo aprovechar en algo mejor.

futbol_opio_del_pueblo

Y eso de la paz, la armonía, la ilusión, la modernidad EN RUSIA parece un cinismo de mal gusto. Rusia, uno de los países más corruptos del mundo y con muchísimas faltas a los derechos humanos como la libertad religiosa, es sólo otro de las sedes del Mundial que dejan mucho de que hablar y desear, sumado al Mundial en Argentina en plena dictadura del católico Videla. ¡La FIFA es una jodida organización de hacer dinero y pan y circo para el pueblo, no una ONG! Por supuesto la gente de a pie de Rusia se beneficiará con el turismo de borrachos, pero quienes se llevarán el premio gordo serán los que ya eran podridamente ricos.

“¿Pero cuál es el problema? ¡Si no te gusta no lo veas!” Dicen algunos. Bueno, el problema de ese clásico argumento de defensor de corridas de toros no sirve: El Mundial lo spamean en todo lado, hasta en la caja del cereal. Prendes la radio, y en la pausa para los comerciales todos los anuncios se relacionan con el fútbol, incluso si es para promocionar una oferta de jabón en polvo “para vivir el mundial al máximo” (?), prendes la tele, es lo mismo, los anuncios del periódico son todos relacionados al Mundial, los combos de restaurantes de comida rápida están relacionados con el Mundial, vas al cine, y los anuncios antes de la proyección de la película son… del Mundial. No se trata de no ver el Mundial, se trata de que está en todas partes, en el trabajo, en el ocio, en la calle y hasta en la comida.

nomundial

Las redes sociales están plagadas de defensores del sagrado fútbol, y sí, es cierto, el futbol no es culpable de todas las cosas malas, pero también es pan y circo para el pueblo, y una millonaria ganancia para corruptos. Las redes sociales se han puesto tan tóxicas con esto, que me daré un descanso de ellas. Al menos, ya no veré tantas publicaciones del Mundial.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s